26 junio, 2008

THE DEAD GIRL






Un cadáver, Maggie y yo





El domingo me fui con Maggie al cine. Sí, con mi jefa inglesa. No creo que sea buena idea lo de mezclar ocio y trabajo pero, como me conoce desde que nací y nos llevamos 47 años, no sentí ningún temor a que me metiera mano durante la peli. Aunque, por mi parte, la idea de ligar con una Mrs Robinson siempre ronda por mi mente calenturienta (¡Son las puñeteras hormonas, no soy yo!). No sé, el caso es que nos fuimos juntos al cine porque nos apetecía. Nos hemos hecho muy amiguetes. Yo le enseño español (misión imposible, la verdad, porque creo que tiene un problema genético) y ella me abre la puerta de lo desconocido (the cellar door, no sé si os suena).

Maggie es una mujer de esas que irradian felicidad (en parte gracias a los “cigarrillos” que se fuma en la trastienda). Se parte el pecho por cualquier parida con una de esas risas sinceras y rotas que se contagian como un virus letal, pero os aseguro que con esta peli no se rió. Ni pizca, vamos. Admitámoslo, “The Dead Girl” no es precisamente la alegría de la huerta.

Esta peli contiene 5 historias en torno a un cadáver. Son 5 cortos totalmente independientes, con presentación-nudo-desenlace (todo muy aristotélico, como tiene que ser, pero en versión abreviada). El eje o punto de unión de las 5 historias es bastante siniestro y, claro, así es igualmente el resultado. Se trata de realismo sucio, sucísimo.

Lo más destacable son las interpretaciones desde la estupenda Toni Collette (nunca olvidaré “La boda de Muriel”) hasta una inusual Brittany Murphy acompañada de Josh Brolin, que me lo encuentro hasta en la sopa (para mí siempre será el hermano mayor de “Los Goonies”, por muchos papelones como el de “No es país para viejos” o el de “American gangster”). Sin embargo, el hecho de que las 5 historias estén absolutamente desvinculadas, que no haya una interrelación más plasmable entre ellas hace que el resultado quede desangelado.

Por otro lado, el ritmo es un poco monótono y la tensión dramática llega a un tope pues, obviamente, sabemos qué ha pasado. Así mismo, el formato de historias independientes con un punto en común tiene su gracia y puede funcionar muy bien (por ejemplo, se me ocurre “Noche en la tierra” de Jim Jarmusch) pero en este film hay algunos personajes con una psicología demasiado compleja como para plasmarla en tan poco espacio de tiempo. Además, el hecho de ver tan poco de los personajes nos hace implicarnos menos e interesarnos menos por la historia pues no se llega a profundizar en las motivaciones de los personajes, en sus antecedentes, en lo que les mueve. Todo queda en una lectura desde lejos de unas situaciones traumáticas, duras, podridas, por decirlo de algún modo.

Pelín más a fondo historia por historia:
“La extraña”
En mi absurda opinión, esta primera historia y la de la mujer del asesino son las 2 más interesantes porque se alejan del estereotipo, de lo ya visto, y porque son personajes inusuales, más complejos y, a su vez, menos comprensibles (en parte, por la limitación del formato escogido). Toni Collette, en el papel de una mujer pelín desequilibrada, encuentra el cadáver de la chica cerca de su casa y el impacto mediático causado por este hallazgo le hace conocer a un chico. Esto le sirve de detonante para romper la relación enfermiza y dependiente que tiene con su madre, encarnada por la inquietante Piper Laurie (pobre mujer, encasillada en el papel de "mamá loca de atar" desde "Carrie" ¡Jo, qué miedo daba aquella Margaret White que mandaba a su hija a rezar al armario!).

“La hermana”
Ésta es la historia de una estudiante de anatomía forense (profesión alegre donde las haya, muy acorde con la atmósfera “pásame-una-gillette-para-cortarme-las-venas” de toda la peli), cuya hermana lleva desaparecida más de 10 años. Esta chica ya no puede aguantar más la presión familiar de estar cada día esperando encontrar a la hermana, pues todos han dejado aparcadas sus vidas para centrarse en la búsqueda. Al analizar el cadáver de la chica (encontrada en la historia anterior) cree haber hallado el cuerpo de su hermana. Esto la alivia (con conflicto interior incluido, claro) y le da esperanzas de poder retomar su vida.
Para este adolescente que adolece, ésta es quizás la historia más floja, pelín sobremesa de sábado.

“La esposa”
Ésta me parece una historia estupenda, bien interpretada y con un buen ritmo. Creo que es la más interesante.
La esposa del asesino descubre ropa de las chicas asesinadas y obviamente tiene un conflicto interior sobre qué debe hacer. Yo no voy a desvelar qué dirección toman las cosas porque no soy de esa clase de tíos.
El propio lugar en el que se desarrolla la historia es una metáfora puesto que el asesino y su mujer se dedican a alquilar trasteros y en uno de ellos se encuentran las prendas de las chicas asesinadas. No deja de ser representativo que precisamente se sitúe la historia en un trastero, en un lugar donde se deja lo que ya no sirve, lo que la sociedad ya no quiere, lo que molesta. En un lugar en el que se puede esconder lo que uno quiere ocultar, esconder el lado sucio que no se debe mostrar a la sociedad.
Todas estas historias, de algún modo, están protagonizadas por los despojos de la sociedad estadounidense, son American Trash. El sueño americano hecho trizas. Son personajes que simbolizan lo que deja en el trastero la sociedad. (¿Se me ha ido la olla? Cuando me pongo pesadico...)
Un relato negro, negrísimo, al que le falta un pelín más de metraje para tener mayor profundidad.

“La madre”
La madre de la chica muerta, interpretada por Marcia Gay Harden, busca respuestas acerca de la vida de su hija. Va a ver el apartamento donde vivía ésta y entabla una relación, muy poco creíble, con la ex compañera de piso-“amiga” de su hija.

“La chica muerta”
Es la historia con más ritmo y quizás también la menos interesante puesto que ya sabemos cómo se va a desarrollar la trama. La interpretación de Brittany Murphy es bastante destacable y más teniendo en cuenta los bodrios que nos suele regalar. Como en el resto de historias, la corta duración hace que se profundice poco en la psicología del personaje. En resumen: Ella quiere ir a felicitar a su hija por su cumpleaños y el asesino se ofrecerá a llevarla.

El párrafo conclusión:
Son cinco historias carverianas de personajes que van a la deriva. Tiene cierta gracia ver cómo incide un hecho en 5 personajes distintos pero la corta duración de cada historia nos roba profundidad a la vez que la posibilidad de empatizar y vincularnos en mayor grado. No sé, creo que no es el mejor formato para este tipo de historias en que la psicología de los personajes tiene un peso tan relevante porque en ocasiones se cae en lo anecdótico, en el estereotipo, en un guiño sin dejar en el espectador la marca que debería. Así mismo, a veces la cinta resulta monótona puesto que es difícil mantener la tensión dramática y el interés en unas tramas que se sustentan en los conflictos internos de unos personajes de los que apenas sabemos nada.

En fin, Maggie y yo salimos bastante mohínos, la verdad. Pero solo eso, mohínos. Creo que es un film que no llega a conmover, porque uno se queda pelín al margen, sin empatizar. La inglesa me dijo que la próxima peli la escogía ella y luego se fue al baño (creo que a fumarse uno de sus “cigarrillos”) y volvió sonriente como si ya se hubiera olvidado de esas cinco historias oscuras, desgarradas que acabábamos de ver.

The Dead Girl (2006)
Dirección: Karen Moncrieff
Guión: Karen Moncrieff, también llamada “la alegría de la huerta”

5 comentarios:

prometeo dijo...

No la tenia en mi lista, me la apunto.Parece, cuanto menos, interesante.
Un abarzo.

El Guardián dijo...

Gracias por pasarte por aquí, Prometeo.
Ya me contarás qué te pareció.
Te espero en el sofá azul.

V. ViVa dijo...

He tenido La chica muerta al alcance del mando más de una vez. De hecho creo que la sigo teniendo... (no sé, ONO igual tiene una película 1 año que la tiene sólo disponible 1 semana). Sin embargo, no he terminado de animarme nunca. No quiero "mohinidades" después de nada que haga, o no de momento.

El otro día fumaba un cigarro (normal, nada de cigarritos comunitarios de la risa) a las puertas de unos cines mientras esperaba que llegara la hora de entrar. De pronto, salieron casi a la vez las personas de 3 salas. Todos salían serios, nadie hablaba ni comentaba, ni reía, ni lloraba. Nada. Eran como zombies, los cinespectadores inertes. ¡Qué miedo! Es lo más muerto con lo que he cruzado ultimamente (mejorando lo presente, Nosfe).

Sin ningún director preferido...

V.

PD: Sííííi!!! Nos suena the cellar door!! Qué simbiótico lo tuyo con Maggie.

V. viendo casi todas las de la lista! dijo...

Ayer en mi privada sesión de cine (que se va a repetir hoy de nuevo) entró por fin la chica muerta (esto ha sonado un poco zombi, ¿no? Hablando de eso, hay que ver Colin!)

Me ha hecho pensar... ¿en la vida de quienes influiria que yo muriera? Pero luego más lejos, ¿En ls vidas de quien influye mi vida? Esto sí que es importante...

En fin, coincido con lo de Toni Collete, su historia me parece muy interesante (en castellano la han traducid como "El extraño"). La de la esposa me ha puesto los pelillos de punta pero el resto... ays, me recordasban a esas peliculillas que programan determinados canales para después de comer.
Que al final no se relacionen entre si no me poarece tan importante, es más, creo que es como debe ser, ya tienen todos un punto en común. Es como tender ropa de diferentes colores o de en una misma cuerda (yeah, eso sí que es una comparación, y no lo del granizado)

Me despido, Guardián. Hoy, mi reino por un poquito de lluvia.

V.

V. endeudada dijo...

Han sido sólo dos minutos de agua, pero tan refrescantes que definitvamente le debo mi reino a alguien.

Related Posts with Thumbnails