30 diciembre, 2008

My Blueberry Nights

Una tarta de arándanos con extra de azúcar, un mix psicofónico y una voz hipnótica

La pesadilla navideña empeora mi acné. No es por las comilonas ni los empachos, es por el puñetero estrés. ¡¡Las Chicas de Oro me vuelven loco!! En estas fechas están más efusivas que nunca. Hay gente que se pone tristona en estos días, pero os aseguro que a Las Chicas de Oro no les da por pensar en sus difuntos (o desaparecidos misteriosamente) maridos de forma nostálgica. Todo lo contrario, están pletóricas, llenas de energía. Pasas por su lado y se te eriza el vello y te dan calambrazos. Es algo espeluznante de verdad.

Lo peor con diferencia de estas fechas es el momento en que mi madre me suelta alguna frasecilla del tipo: “Anda, cómprales un detallito para el día de Navidad a las chicas, que ellas te traerán regalos”. ¿Qué diablos se supone que tengo que comprarles a unas sexagenarias que tienen de todo? Y, sobre todo, ¿por qué y para qué? Pues cada año, la misma historia. ¡Es como el puñetero día de la marmota!

Total, que el otro día, mientras miraba algún libro de rollos de esoterismo para Maggie (al final le regalé un CD hecho por mí con un mix de ruidillos misteriosos en plan psicofonías), olí el perfume de mi amiga agorafóbica. Obviamente no podía ser ella. ¿Ella en la FNAC con gente por todas partes? Imposible, claro. Pero, de todos modos, la busqué con la mirada entre la multitud. No había ninguna chica paliducha y con ojos gigantescos así que salí a la calle y la llamé por teléfono porque me dio una especie de apretón, unas ganas irrefrenables de oír su vocecilla. Para mi sorpresa, se puso al teléfono y fue genial oír su voz debilucha y pelín rota. Fue genial de verdad. Estaba tan contento y a la vez tan atontado que no podía seguir buscando los puñeteros detallitos para Las Chicas de Oro y me fui al único lugar en el que me siento a gusto, a la fila 8 de un cine.

Como estaba tontorrón, eufórico, blandengue, taquicárdico y a la vez pelín melancólico (sí, todo al mismo tiempo. En plan mix, como la mezcla psicofónica que preparé para Maggie), pensé que no podía haber mejor elección que una esponjosa tarta de arándanos con extra de azúcar, así que me acomodé en una butaca central de la fila 8 para ver “My Blueberry Nights" de Wong Kar Wai.

Al igual que sus dos grandes pelis, “Happy together” e “In the mood for love”, ésta también tiene una carga hipnótica y una poética visual que embriagan. Sin embargo, a mí me empachó tanta música y tanto plano vacío que no aporta nada, sólo un poco más de azúcar a una tarta ya de por sí dulzona en exceso.

La prota me resulta poco interesante y su viaje introspectivo por la América profunda es como un paseo en coche descapotable. Un viaje en descapotable te despeina, el sol te quema la piel y el viento te acaricia las mejillas pero difícilmente puede cambiarte por dentro si no te bajas del coche. No sé, no me parece que ella pueda sufrir un cambio importante a raíz de lo vivido en su pequeña odisea.

Este es un film en exceso previsible en el que lo que se cuenta tiene poca importancia pues se pone el acento en la belleza del encuadre, en la iluminación, en la fotografía… Así cada plano se convierte en una hermosa postal, en un anuncio de perfume, en algo así como un fotograma coloreado e hipnótico pero pelín hueco.

Quizás la belleza visual de este film y sus cualidades estéticas hacen aún más patente la simpleza y, en mi absurda opinión, el vacío del contenido. Supongo que, de alguna manera, esa perfecta y apetecible porción de tarta de arándanos que Norah Jones devora en el film es en realidad un bellísimo y esponjoso bocado de nada, de aire perfumado.

Yo me quedo con el recuerdo de “Happy together” en el que el talento de Wong Kar Wai se hacía patente no sólo por la belleza y originalidad estética del film, sino también por su buen hacer a nivel narrativo.

De todos modos, “My blueberry nights” es un bellísimo viaje por carreteras sin fin, es un instante hipnótico. Es como oír la voz debilucha y rota de mi amiga agorafóbica. Lo malo es que cuando termina ese instante alucinógeno te das cuenta del vacío.

My Blueberry Nights (2007)
Dirección: Kar Wai Wong
Guión:Kar Wai Wong & Lawrence Block

15 comentarios:

Anónimo dijo...

la pelicula mas aburrida que he visto nunca,toda la peli era una gran tarta que te tiraban a la cara...

Prometeo dijo...

Feliz 2009.
Solo quisiera desearos (a Nosfe ya ti), en este 2009 que empieza, que estéis llenos de luz en vuestros corazones y la irradiéis en vuestro entorno, que tengáis todo el año armonía y felicidad en vuestro hogar, y que la PAZ este con vosotros y con todo este mundo que estamos, por desgracia, destruyendo poco a poco. ¡La necesita tanto!
Muy buen trabajo en este blog el queestas haciendo.
Feliz 2009.

Edel dijo...

Hola, Guardián, yo también me pasaba para desearte feliz 2009, espero que dentro de un año la evaluación que hagas sea positiva!!!

Anónimo dijo...

Querido Guardián,

Desde la caverna número 12 te deseo toda la felicidad que te mereces. Cambia algo, no mucho. Te esperaré en el sofá azul. Con palomitas, esta vez.

Mr.McIntosh

El Guardián dijo...

Amigo Prometeo:
Espero que en 2009 sigamos charlando de cine y compartiendo momentos en el No Mundo.
Nosfe te manda un montón de ronroneos eléctricos recién estrenados y yo te mando un abrazo de esos que se dan los amigos.

El Guardián dijo...

Mi querida Edel:
Cada vez que veo tu foto me entran ganas de achucharte.
¡Eres tan peludita, tan mona y tan redondita! Bueno, y, sobre todo, valiente, eso hay que decirlo.
Dice Nosfe que tu foto también le despierta ciertos instintos inconfesables...
Espero que en 2009 sigas siendo igual de preciosa y valentona.
Te mandamos un abrazo y un montón de ronroneos recién sacados del envase al vacío.
Nosfe y El Guardián

El Guardián dijo...

Mr.McIntosh:
Un placer tenerte en el sofá azul. Por favor, dale alguna palomita a Nosfe. Es pelín envidiosillo y, aunque esté disecado, ¡¡sigue siendo como un crío!!
Espero cambiar bastante este año y convertirme en un tipo menos penosillo y lamentable. Veremos qué consigo.
Mil gracias por pasarte por aquí.
Nosfe te manda unos ronroneos eléctricos nuevecitos, para estrenar.

Anónimo dijo...

Querido guardián,

Gracias por tener un sitio tan acogedor donde poder ver una peli tranquilamente. Poder reir y llorar sin mirar de reojo. Me ha gustado lo que has escrito; es bello.

No te olvides de mí.

Mr.McIntosh

El Guardián dijo...

Gracias, Mr. McIntosh.
Puedes estar tranquilo, Nosfe y yo no nos olvidamos de ti y, por supuesto, ya tienes un sitio reservado en el sofá azul.
Por cierto, ¿has visto esta peli?
Saluditos desde el No Mundo,
El Guardián

Anónimo dijo...

Feliz año a todos los que hacen que estemos tan a gusto en esta página.
Por cierto, My blueberry nights, tostón total

El Guardián dijo...

Pues muchas gracias, misterioso anónimo.
Le pasaré el mensaje a Nosfe, aunque él no hace mucho, la verdad...
Un abrazo,
El Guardián

V. antojada dijo...

El refranero, y yo soy muy de recurrir a él cuando me interesa, dice: lo bueno, si breve, dos veces bueno… así que más vale que disfrutes mucho de todos esos instantes alucinógenos que se te presenten en adelante.

¡Qué suerte! Reinas magas (o majas, o las dos cosas ¿por qué no?) De verdad, nos quejamos de vicio puro. A mi ni los oficiales vienen a verme: y yo también se grabar CDs, aunque más como en Alta Fidelidad…

No he visto My blueberry nights, y no sé si la veré. Puede… si me la encuentro por ahí (créeme, últimamente me encuentro pelis, y claro, las veo), pero sí vi Happy together y me quedé dándole vueltas a la idea de que alguien pueda coger mis penas y llevárselas al fin del mundo (en fin, cada uno se queda con lo que se queda) o llevarme yo las de otro, ¿a que sería estupendo?

Hablando de penas, me he asomado así sin que me vierais (creo, a lo mejor Nosfe que es un cotilla sí ;)) y he leído que has pasado un fin de semana de infierno. Mmmmm… ¿qué hay que llevarse a Ushuaia?

V.

PD: ¡¡Ahora tengo un antojo tremendo de tarta de arándanos!!

El Guardián de la fila 8 dijo...

Querida V. de Vendetta:
A mí también me apetece un buen trozo de tarta de arándanos o de tarta de zanahoriua, que me encanta, o de pudding de frutas. Cualquiera menos chocolate, por lo del acné. Pues sí, lo alucinógeno es efímero, ¡cuánta razón tienes!
Guardaré en mi cajón de las cosas aburridas que quiero olvidar lo que ha pasado este fin de semana.
Un abrazo hambriento desde la trastienda,
El Guardián

V. vírica dijo...

Pues guarda un hueco en ese cajón tuyo para mi fin de semana, que me lo he pasado enfermita en casa, en mi propio infierno de tos y de mocos.
Eso sí, entre estornudo y estornudo, me ha dado tiempo a ver muchas películas.

A todo esto... ¡¡no he probado el pastel de zanahorias!! Esto no puede quedar así...

V. de Vacaciones por fin :) dijo...

Vuelvo a decirque que me ha parecido una peli muy bella y agradable de ver, pero que no he empatizado nada con la protagonista que por momentos hasta me resultaba desagradable. No así el camarero, su memoria gastronómica y su bote de llaves.

¿Guardas tu también lo que se nos cae entre los cojines del sofá? ¡Sería interesantísimo analizarlo!

V.

Related Posts with Thumbnails