26 octubre, 2008

Happy-Go-Lucky

Danza contemporánea-performance y yo harto de mi vida sin trama
Ayer por la noche fui a ver danza contemporánea-performance con Maggie y mi madre. Sí, soy como Truman Capote, siempre rodeado de mujeres… El ambientillo era bastante divertido. Chicas con jerseys de rallas y dos coletas y tipos con el pelo revuelto (con ese look despeinado que te lleva 3 horas delante del espejo conseguir), con sus gafas de pasta y esa expresión de tipos interesantes que se frotan la barbilla antes de contestar. También había alguna ex profe de ballet con moño gigantesco, espalda más recta que el palo de una fregona y expresión de examinadora de auto-escuela. Supongo que ya os hacéis una idea. Y en medio de aquel florido público, estábamos Las Chichas de oro y yo. Yo al lado de Maggie, claro, porque sentarme junto a mi madre me hace sentir como un crío y ya es bastante triste no tener plan un sábado por la noche y tener que ir por ahí con tu madre y su amiga, ¿no?

En fin, el espectáculo fue la leche, muy muy bueno, en serio. La ambientación era claustrofóbica y la iluminación, tenue y desquiciante, sólo te dejaba ver a medias lo que ocurría. A mi me encantó, no me enteré de nada porque en estos espectáculos no hay una trama evidente sino que tú te montas tu propia historia y a mí me falta rodaje, pero me gustó de verdad. Aunque hubo un momento en que lo pasé mal: cuando apareció una chica desnuda que se colgaba simulando suicidarse. Entonces tuve que hacer un gran esfuerzo para que mis hormonas no se desmadraran. Pero creo que me comporté como un tipo maduro, aunque Maggie me miraba a veces de reojillo y me sonreía picarona. Ay, qué edad tan mala para ir a ver danza contemporánea-performance


Bueno, supongo que os importará un bledo la aventurilla que os acabo de contar, porque no viene a cuento y no va a ninguna parte… Pues lo mismo me pasó a mí con “Happy-Go-Lucky” de Mike Leigh. Aún me sigo preguntando por qué diablos tenía que interesarme a mí esa película que no tiene trama, ni conflicto. Un film en el que van pasando cosas que sólo sirven para dibujarnos a un personaje que ya queda perfectamente dibujado en la primera secuencia en que ella entra en una librería. Toda la puñetera película es un planteamiento, una presentación. Ella es la misma al principio que al final, ya sabemos cómo es, todo lo que ocurre nos reitera un retrato de un personaje que ya se nos ha más que retratado. ¡Por Dios y la danza contemporánea, yo necesito trama! ¿Que el film tenga una pretensión documental le exime de tener trama? Porque resulta que NO es un documental. Y si, entonces, lo que tenemos es una película, ¿por qué debo interesarme yo por esa historia en la que no pasa nada o en la que pasan muchas cositas pero que no van a ninguna parte? ¿Es toda la peli un puñetero planteamiento? A mí me ha parecido una presentación del personaje continua y reiterativa.




No va hacia ningún lado. Yo veo desde el principio que ella está contenta con su forma de vida, con su amiga, con ser una mujer de treinta años sin pareja que disfruta de su trabajo, de su libertad y así es durante todo el film y todo se reitera y se reitera.

Al principio me daban ganas de levantarme y abofetear a Poppy. Que la verdad, con ese nombre tan estúpido un poco se lo merecía… Después me fue cayendo mejor pero os juro que al principio la hubiera estrangulado. No sé, no creo que una película se pueda aguantar sólo con un personaje con cierta gracia (que os juro que me costó vérsela). Creo que Leigh ha optado por hacer un experimento llamado la no trama y, la verdad, yo no tengo el cuerpo para experimentos y menos cuando me siento en la fila 8 huyendo de mi puñetera vida que ya es un experimento que no va a ninguna parte. Una película necesita una trama, una evolución, ir hacia algún sitio y, si no es así, me voy a ver danza contemporánea-performance con Las Chicas de Oro.

Por cierto, hablando de danza, un personaje memorable de esta no película es la profesora de flamenco.

Happy-Go-Lucky (2008)
Dirección: Mike Leigh
Guión: Mike Leigh

6 comentarios:

Anónimo dijo...

No la vi porque me ponen de los nervios estos personajes. Con el trailer tuve suficiente y ya.

Saludos a Nosfe que le noto muy callado ultimamente.
Ray

El Guardián dijo...

Nosfe es más bien callado, la verdad. Pero, si te acercas a sus ojitos de cristal, podrás escuchar su voz interior... A veces da pelín de miedo, ya te lo digo...

suki dijo...

wow, ésta película me recuerda a la de "Napoleon Dynamite", la cual creo que tampoco tenía ninguna trama, y en la que gasté mi tiempo.

PD. soy nueva y me encanta tu blog, espero poder acertar alguna peli en "panchitos y galletitas" ^^
saludos!

El Guardián dijo...

¡Hola, Suki!
¡Bienvenida al sofá azul!
A Nosfe y a mí nos encanta ver nuevos amiguetes por este rinconcito del No Mundo.
Me alegra mucho que te hayas sentido a gusto en el sofá azul y espero que vuelvas por aquí.
Un abrazo y un ronroneo de Nosfe.

El Guardián de la fila 8 dijo...

Querida "V" for Vendetta:
¿Has llegado hasta aquí?
Te deseo un lunes muy feliz. Sí, ya sé que son dos palabras que dificilmente pueden unirse pero...
se puede intentar.

Pronto ya no quedará nada escondido detrás del sofá azul. Igual, igual que si alguien hubiera pasado el aspirador, ¿eh?

Un abrazo con unos hermosos versos en la mochila,
El Guardián

V. dijo...

Gracias. Hay peores días. Los miércoles, por ejemplo. Aunque hoy estoy especialmente tocada, no es culpa del lunes.

También tuve ganas de abofetear a Poppy varias veces, anque en el fondo, una parte de mi, la envidia (como su perfecta hermana con su perfecta vida que evidentemente, se muere de envidia).

La profe sevillana estupenda y el profesor de autoescuela, peculiar.

Al menos es agradable de ver, aunque te deja exactamente igual que como empezaste.

V.

PD: Sí, va quedando menos, supongo que cuando termine tendré que desaparecer.

Related Posts with Thumbnails