18 julio, 2008

Escondidos en Brujas

Dos asesinos, El Bosco, un enano y me olvido de ELLA por un rato

El martes tenía cita con mi psiquiatra y se me ocurrió la feliz idea de sincerarme y contarle lo de mi primer beso. Sí, lo de mi amiga agorafóbica con los guantes de látex. El tipo me miró con su habitual expresión de lomo embuchado, como cuando le digo que me persiguen michelines gigantes. ¡No me creyó! Por una vez que le cuento algo en serio y el maldito chiflado no se lo traga… El caso es que pensé que podría ayudarme a entender por qué diablos mi amiga agorafóbica no me coge el teléfono desde “aquello”. No paro de pensar en ella. No sé, creí que mi psiquiatra podría explicarme algo sobre la psicología femenina o quizás sólo necesitaba contarle a alguien que me había pasado algo genial… ¡Yo qué sé! En fin, cualquier día de estos se lo acabaré soltando todo a Maggie pero, en cuanto lo haga, la noticia se propagará entre las Chicas de oro en cuestión de milisegundos, eso lo tengo claro. Bueno, supongo que yo esperaba demasiado de mi psiquiatra gordo y él me temo que ya no espera nada de mí. Sin embargo, a veces suceden cosas inesperadas, a veces hay sorpresas, ¿no?

Una estupenda sorpresa fue la que tuve el viernes cuando después de un día absurdo en mi curro paranormal pude refugiarme en la fila 8 del cine y conseguí olvidarme por un rato de mi amiga agorafóbica, que ha decidido aislarme de su vida como si yo fuera un puñetero ácaro, y me fui de paseo por Brujas de la mano de dos tipos muy curiosos.

Sinopsis va sinopsis viene:
Dos asesinos a sueldo, Ray (Colin Farrell
) y Ken (Brendan Gleeson), son enviados de vacaciones a Brujas por Harry (Ralph Fiennes), su peculiar jefe, después de un trabajo que se ha complicado. Esta estancia en la idílica ciudad medieval será un punto de inflexión en la vida de ambos.

Esta es una peli curiosa empezando por su propio planteamiento. ¿Cuándo empieza el film? Paradójicamente se inicia en el momento en que la vida de los dos personajes principales sufre un parón forzado, se queda en stand by, en un paréntesis. Quizás por ello el homenaje, a modo de reflexión narrativa, a Sed de Mal, película que el estupendo Brendan Gleeson está viendo en la tele y que irónicamente tiene un arranque brutal o quizás sólo se trate de adelantarnos que se va a producir un giro, previsible, y fatal en la trama. No sé, es muy curioso ya que normalmente las narraciones cinematográficas se inician en el momento en que pasa algo, ya sabéis, por lo de enganchar al espectador y todo eso. Pero aquí no, ¡a la mierda las convenciones! Los personajes principales se ven obligados a ser turistas a la fuerza y a tomarse unas vacaciones en Brujas. Es decir, quedan alejados de su vida y se van a un lugar en el que están totalmente fuera de lugar. Allí cada uno evoluciona interiormente y, aunque parece que lo hacen de forma muy dispar, en el fondo ambos buscan la salvación, la expiación de sus culpas porque ésta es una peli que funciona a varios niveles, tiene varias lecturas. La lectura más obvia es como comedia negra con secuencias de acción tipo thriller que coexiste con otras lecturas menos aparentes de tipo existencialista como la búsqueda de la redención, de la expiación de la culpa de unos personajes a la deriva, etc.



McDonagh decide empezar la historia cuando ya todo ha pasado, las cartas ya están echadas, la tostada ya se ha espachurrado contra el suelo por el lado de la mermelada. Los dos personajes principales deambulan por Brujas intentado obviar el hecho de que arrastran una gran lacra pero resulta que en ese emplazamiento idílico, de cuento de hadas, la lastra pesa más que en ningún otro lugar y se hace insoportable. Me parece muy interesante la propuesta de McDonagh que es, quizás, en sí misma una reflexión sobre la propia narración.

El ritmo de la película es atípico como su propia estructura puesto que si pones a dos personajes que están pasando el rato a la espera de una llamada pues, claro, el ritmo tiene que ser más bien lento, acorde con la acción (¿turismo?). Así pues, cuando en la parte final del film aparece Harry, omnipresente a través de los diálogos y el teléfono pero visible sólo en la recta final del film, el ritmo cambia y se vuelve trepidante. Ralph Fiennes encarna, dentro de este imaginario onírico con pinceladas de la iconografía de El Bosco que salpica todo el film y que se materializa con absoluta claridad en la secuencia del desenlace, al ángel exterminador que aparece para sembrar el caos y la destrucción. Así, representa la vuelta a la realidad para Ray y Ken, el descenso a sus infiernos personales de los cuales esperaban poder escapar.


En la última parte del film (pelín desbarrada por lo que a tiroteos se refiere en ciertos momentos) confluyen todos los elementos y personajes, que han ido apareciendo a lo largo de la cinta, dentro de una coreografía perfectamente sincronizada y de ritmo trepidante y bello que bien parece un homenaje directo al plano secuencia de arranque de Sed de mal.

Un pequeño “sin embargo”
Como comedia negra tiene situaciones realmente hilarantes, se saca punta a lo cotidiano pero desde un punto de vista perverso. Así, diálogos que podrían resultar de lo más comunes quedan automáticamente pervertidos al ser asesinos a sueldo los que los tienen. Sin embargo, en algunos momentos creo que se podría haber dado otra vuelta de tuerca a ciertas situaciones y diálogos e ir un pelín más lejos. No sé, me quedo con la sensación de que a veces McDonagh se ha puesto un límite y, a la vez, la mezcolanza de elementos de géneros diferentes se une a crear esta sensación. De todos modos, hay varias secuencias gloriosas de un humor negro, agudo y muy inglés.

En fin, aunque poco convencional y extraña en la unión de ciertos elementos, es una película interesante, sorprendente y atípica que consiguió sacarme de la cabeza esos malditos guantes de látex en los que pienso noche y día. Y eso… es mucho decir.

“Escondidos en Brujas” (2008)
Dirección: Martin McDonagh
Guión: Martin McDonagh

15 comentarios:

Anónimo dijo...

Q dicesssssss, a Brujasssss, q suerteeeeeeee, q envidia me das.
Me alegro por ti, así desconectas un poco del No-mundo.
Tiff

El Guardián dijo...

Querida Tiff:
Ya me gustaría, pero este pobre adolescente no tiene vacaciones hasta finales de agosto (mi jefa Maggie cerrará "Enigma" unos días).
¡Jo, qué adolescencia tan perra!
Y todo por los pueñeteros retiros espirituales de Las Chicas de oro y sus consecuencias cósmicas...
¿Preparo galletitas para esta tarde, campeona?
Un abrazo desde el lado oscuro

Chú dijo...

Un brujo en Brujas?

interesante

El Guardián dijo...

Sí, el Brujo calamidad...
Me alegro de verte de nuevo por aquí, Chú.
Acuérdate de rascarle la barbilla a Nosfe, si no se queda muy tristón.

Anónimo dijo...

Creo q he solucionado el problema con Chucky, está más tranquilo, pero no sé.... puede ser el tranquilizante q le metí entre una de las cicatrices.
Tiff

El Guardián dijo...

Preocupado me tienes, Tiff...

Anónimo dijo...

Parece que le ha pasado el punto psicópata veraniego, aunque a veces aun me lo recuerda y yo me hago la sorda.
Esperemos que vuelva a ser tan dócil como antes... dentro de sú psicopatía, claro.
Tiff

Anónimo dijo...

Expléndida exposición Guardián. Haces que vea detalles que me pasan despercibidos. No dejo de leerte. Cuando pueda me paso por el sofá azul que ando ahora muy liado con las empanadillas.

Fdo: Móstoles.

El Guardián dijo...

Querida Tiff, me dejas con el corazón encogido y arrugadito.

El Guardián dijo...

Querido Anónimo:
Por favor, cuando tengas tiempo de sentarte en el sofá azul, ¡no olvides traer las empanadillas!
Un abrazo desde el No Mundo

prometeo dijo...

Pues esta me temo que me saltare, la prioridad es ahora y siempre X files, con los de siempre, esa pareja histrionica y enigamtica de la serie de siempre.
Ya te comentare. He visto, tren, no se puede elegir: stormbreaker, La joven Jane Austen, Hairspray y Odette...Un abarzo y estas haciendo un gran blog de cine y compañia.

El Guardián dijo...

Mil gracias, Prometeo.
Siempre es un placer verte por aquí.

Blackmamb@ dijo...

Me encantan tus comentarios y tus criticas. Te mando un beso gigante.... Una pregunta ¿cuanto hace que cumpliste 16?

El Guardián dijo...

¡Hola, Blackmamb@!
No sabes cuánto me alegro de que hayas pasado un buen rato en el sofá azul. Siento que hoy Nosfe huela a moqueta húmeda.
Es genial que en el No Mundo no haya distancias y que puedas llegar al otro lado del charco en un click.
Espero verte de nuevo por este lado del espejo.
Un abrazo sin flequillo,
El Guardián

V. vuela (pero volverá...) dijo...

Cuando la realidad supera a la ficción, ni los psiquiatras gordos (mera descripción, recuerda siempre que yo también soy/estoy gorda), como decía, ni los psiquiatras gordos se lo creen. Es que ese beso es (fue) ¡de cine!

Creo que pasar estos días en Brujas (o en cualquier sitio donde no me cruce con una procesión a la española), terminaría con mi miedecillo extraño a la semana santa, a su estética terrible y a lo que significa. Pero a falta de Brujas, emigro a tierras más cercanas, más cálidas (espero) y que entran en mi reducido presupuesto.

Me gustó esconderme en Brujas con esta extraña pareja, aunque no terminé de creerme a Farrel (no sé, no le creo nunca, ¿qué me pasará con él?) ¡ni a la chica! Me encantaron las conversaciones, sobre todo entre Ken y Harry, ajajaja, geniales y a ratos, tarantinianas, o al menos me lo parecieron.

Pasa una buena S.S

V.

Related Posts with Thumbnails