23 septiembre, 2008

Vicky Cristina Barcelona


Fotos de Barcelona y un granizado de limón con un poco de sal

Al volver de la aventura por rutas salvajes me reencontré con mi amigo, el guaperas, quien me dijo que su veranito de ligoteo por Inglaterra (con el pretexto de aprender inglés, claro) había estado bastante bien. “Como tomarse un granizado de limón en una tarde calurosa, pero nada más” me dijo. Obviamente, ligar con varias chicas de no sé cuántas nacionalidades a mí no me hubiera dejado indiferente pero él dice que ha sido una experiencia de esas que ha estado bien mientras ha durado, pero ya está. No sé, a lo mejor resulta que ser un guaperas no es tan alucinante como parece. Bueno, eso nunca lo sabré. En fin, mi aventura americana con Las Chicas de Oro ha sido de todo menos como beberse un granizado en una tarde calurosa. Creo que recordaré este viaje toda mi vida y, para mi sorpresa, me parece que lo recordaré como algo extraño, único y no sé… incluso hermoso.

Después de charlar sobre nuestras aventurillas de verano nos fuimos al cine. Echaba de menos ir al cine con él y me alegraba de que, después de todo un verano, nada hubiera cambiado entre nosotros. Pedí dos butacas centraditas en la fila 8 y convencí a mi amigo para que viéramos “Vicky Cristina Barcelona” en versión original, pese a su reticencia aduciendo que "estaba hasta las pelotas de oír hablar en inglés".


Lo primero que llama la atención de este film es (dejando mis hormonas a un lado) el narrador. Esa figura pelín molesta y con un texto en ocasiones explicativo hasta el paroxismo que sólo se le puede perdonar al amigo de Brooklyn. Sin embargo, creo que este recurso es justificable pues, aunque a veces te dan ganas de estrangular al ser que emite esa vocecilla omnisciente, lo cierto es que vertebra y ayuda a dar el “tono” del film. Crea unidad a un guión al que se le notan las prisas y la inconsistencia y que parece un trabajo de patchwork con retales (preciosos, eso sí) de Barcelona, Oviedo y Avilés. Así mismo, nos cuenta con descaro los antecedentes de los personajes, lo que les gusta, lo que no y el amigo Allen se ahorra así un trabajo de profundización que, quizás, no hubiera tenido cabida en esta comedia ligerísima que creo que oculta cierta crítica hacia la mentalidad americana. Una mentalidad que, al final, sólo se interesa por lo ajeno de forma anecdótica, por encima.


Sinopsis va sinopsis viene: Dos turistas americanas (de caracteres aparentemente antagónicos) pasan el verano en Barcelona donde conocen a un pintor que incidirá en la vida de ambas. Además, se une al trío un cuarto personaje en discordia, la ex mujer del pintor.

El personaje de María Elena (la ex mujer), interpretado por una muy inspirada y arrebatadora Penélope Cruz, es el que tiene más garra de todo el film. De hecho, la peli se podría decir que empieza con su aparición ya que ella es el conflicto real pues hasta entonces todo era pelín insípido.


Dice Maggie que alguien se hace mayor cuando es consciente de que no es especial. Quizás el bueno de Woody aún se siente especial y por eso no envejece. Me recuerda a Rohmer y a su "Cuento de verano", por ejemplo. Tipos mayores contando enredos de amor juvenil. Sin embargo, a pesar de las apariencias, la frescura de esta comedia está esencial y casi únicamente en la chispa de algunos diálogos y, sobre todo, en el juego del cambio de idioma (español-inglés) entre Bardem y Cruz que añade toda una serie de matices y sorprende al espectador por lo chocante de añadir a una discusión de pareja la dificultad de que tenga que ser en inglés porque hay una tercera persona escuchando. Esto convierte la situación en algo cómico de por sí y se acaba de redondear gracias al talento de Allen y de los actores que saben jugar con el potencial absurdo y cómico de la situación. Esto me recuerda a cuando yo tenía que traducir a Maggie este verano porque nadie entendía su perfecto inglés de la BBC y eso la volvía loca pero yo le decía que no se “panicara” y nos echábamos unas risas. En fin, se ve la maestría de Allen en estas pequeñas cosas, en estos toques de genialidad o de oficio o de las dos cosas. Es evidente que el guión no es ni de largo una de sus mejores obras pero sabe cómo poner un elemento extraño en ciertas situaciones habituales y a partir de ahí crear algo nuevo con diálogos sorprendentes que son, con mucho, lo más destacable de un film muy irregular.

Resumiendo: Es una comedia para pasar un buen rato, no tiene más, es una anécdota, una risa pasajera. Como diría mi amigo el guaperas es como tomarte un granizado en una tarde calurosa. Sin embargo, hay que destacar el oficio de Allen que ha conseguido sacar adelante con maestría un guión poco conseguido y, en mi absurda opinión, poco trabajado ayudándose de buenas interpretaciones y, sobre todo, de la introducción del personaje de Penélope Cruz que es el que pone sal a un hermoso, aunque insípido, paseo por Barcelona.

Recuerdo que durante mis vacaciones con Las Chicas de Oro desayunamos un día en un pequeño pueblo llamado Goulding (en la reserva de los indios Navajos) en Monument Valley, donde se rodaban las pelis del oeste de John Wayne. Un lugar hermoso, de esos que te encojen el corazón. Bueno, pues mientras una guapísima camarera india con largas trenzas y ojos tristes (de la que me podría haber enamorado perfectamente si no fuera porque no conseguiré nunca olvidarme de aquel maldito beso con guantes de látex) nos preguntaba cómo íbamos a tomar los huevos no pude evitar oír la conversación de la mesa de atrás, molesta como una pestaña en la lentilla. Se pasaron toda la media hora que duró nuestro desayuno hablando de dinero, "de cuánto me ha costado esto, de cuánto me darían por aquello". Dinero, dinero, dinero. La sociedad americana me ha parecido profundamente materialista y pelín vacía y creo que eso también se transmite en este film, quizás por debajo pero, desde luego, ahí está. El personaje de Doug, por ejemplo. La sociedad americana (incluso en las dos turistas protagonistas) queda retratada como una sociedad bastante vacía, que se queda en la anécdota, en lo superficial. No sé, en realidad, las dos turistas americanas se vuelven a EEUU como si nada hubiera pasado. Barcelona, lo de fuera, lo que no es su mundo, es para ellas como tomarse un granizado, una anécdota, algo pasajero que, al final, no ha cambiado nada.

Vicky Cristina Barcelona (2008)
(¿Por qué diablos no hay comas? Será que alguien lo ha escrito con mucha prisa).
Dirección: Woody Allen
Guión: El amigo de Brooklyn

13 comentarios:

prometeo dijo...

Buen y lucido trabajo!!! no estara este film en mi agenda. Una peli con cheque previo al creador para que haga algo sobre Barcelona, bien pagado el trabajo y con buen anticipo, pues mas bien no. es como el atrilogia de Allen sobre Londres, mas bien no. La dejaremos pasar. Ademas, me considero dentro de la parte "estupidos" segun el gili/vendido/dolar que tanta murga nos da por la culturalidad del cine español y las sabrosas subvenciones a nuestra cuenta asi que, lo dejaremos pasar.
Un fuerte abrazo.

El Guardián dijo...

Amigo Prometeo:
Muchas gracias por sentarte en el sofá azul.
A mí me encantó el Allen desconocido de "Match point", una peli muy redonda. Sin embargo, "Scoop" era muy floja y "Cassandra's dream" no era para tirar cohetes precisamente, aunque el conflicto era brutal. No sé, yo no me pierdo ninguna del amigo de Brooklyn...
Un abrazo y un ronrone de Nosfe.

prometeo dijo...

Sera que yo añoro al autor de Bananas, El dormilon, La ultima noche de Boris..., Annie Hall, Manhattan, Zelig, La rosa purpura del Cairo, Misterioso asesinato en Manhattan, Todos dicen Iloveyou, etc...un fuerte abrazo.

Anónimo dijo...

Gracias por tus críticas Guardián. Ya te tengo en favoritos. Saludos a nosfe y a todos los amigos del sofá azul.

Buxter

El Guardián dijo...

Amigo Prometeo:
¡Yo también añoro esas estupendas películas! Cualquier día podríamos darnos un empacho de grandes pelis de Allen en el sofá azul...
Nosfe te manda un ronroneo melancólico.

El Guardián dijo...

Amigo Buxter:
Gracias por sentarte un ratillo en el sofá azul.
Esperamos volver a verte por aquí.
¡Nosfe también te ha añadido a favoritos!

Anónimo dijo...

¿donde está la maestría de Allen en esta película?
Petrificada me quedé en la butaca hasta que aparece Penélope Cruz en escena. Debo decir que es la única película que me ha gustado de Pe, y la primera que me desagrada de Allen que salva la película con la aparición de la perturbada Maria Elena.
Una película que empieza a los 45 minutos aproximadamente y hasta entonces es cuanto menos absurda, monótona y sin ningún interés.
Bardem y Johanson, para mí totalmente prescindibles.
Anna

El Guardián dijo...

Querida Anna:
Nosfe y yo estamos encantados de volver a verte por aquí. Veo que sigues siendo una espectadora crítica y exigente. ¡Como tiene que ser!
Tienes toda la razón del cosmos y más aún.
En cuanto a Bardem y Johanson, sus personajes me parecen tan poco creíbles y carentes de gracia... No sé, a Scarlett se la ve perdida en ese personaje absurdo. Nada que ver con el estupendo personaje que le dio Allen en "Match point".
En fin, es mi absurda opinión.
Lo dicho, estamos encantados de que te hayas sentado en el sofá azul un ratín.
Mis respetos,
El Guardián

Anónimo dijo...

gracias majo, es que voy liadilla y con un poco de exceso en el trabajo y no tengo tiempo de ponerme a escribir aunque sigo leyendo tus críticas y tus historias o experiencias. Estoy totalmente de acuerdo contigo también en lo que dices de la Scarlett en Match point, en la que se veía una actriz que se comía la pantalla con sólo mirar, se le veía carácter y lo que prometía ser una gran estrella. Estrella que se ha consumido por esta película... Esperemos que se recupere pronto. Hay un refrán catalán que dice: agafa fama i posa't a jeure! que quiere decir más o menos que una vez estás arriba te echas a dormir... Espero que no sea lo que suceda ni con la Johanson ni con Allen. Besos,
anna

El Guardián dijo...

Querida Anna:
A Nosfe y a mí siempre nos alegra que te sientes un ratín en el sofá azul.
Estoy deseando ver la última de los Coen. Ya nos contarás qué te parece a ti.
Un fuerte abrazo,
El Guardián

Anónimo dijo...

Hola Guardián y Nosfe: seguramente me pasaré por el sofá este fin de semana porque pensaba ir a ver la película que dices. Espero que no me defraude porque ver a Brad Pitt con esas pintas me pone de los nervios jajja.
Besos y caricias en la panza para Nosfe

El Guardián dijo...

Querida Anna:
Te esperaremos en el sofá azul para comentar la peli de los Coen.
Ah, Nosfe lleva todo el día boca arriba esperando a que le rasques la panza.
Un abrazo desde el No Mundo,
El Guardián

V. ni de Vicky ni de Cristina ni de Barcelona dijo...

Bueno, creo que uno se hace mayor también, cuando deja de sorprenderse.

No he visto esta película sin comas... No sé, no me atrajo. Aunque terminaré viéndola porque las de Allen tarde o temprano terminan llegando a la familia por un lado o por otro. Entonces volveré.

Es curiosa la añoranza que se nota en los comentarios, tuyos y del resto de moradores del sofá azul, del Allen de entonces. Yo sigo disfrutando con el de ahora. Poderosa afrodita me hace reir muchísimo, con el coro... Y Scoop, con el clon del primo australiano reconvertido sorprendentemente en psicópata, no está mal.

¡Por fin una alusión al viaje de más de tres lineas! Me ha llegado al alma la india de ojos tristes.

V.

PD: No tiene precio la comparación con un granizado de limón.

Related Posts with Thumbnails