12 noviembre, 2008

Transsiberian



No hay absenta, la matriuska está vacía y esto es un puñetero vodevil


Mi amigo, el guaperas, se ha ligado a una chica gótica. La verdad es que no pegan nada porque ella es muy de leer y de ver pelis clásicas y él es más bien de cómics y de American Pie. No sé… todo un misterio qué diablos ha visto la chica Burton en mi amigo. La llamo chica Burton porque escribe cosas del tipo: “siempre quise ser carnicera y encontrar a alguien que adorase la casquería y los cuchillos afilados tanto como yo”.

En fin, el caso es que el sábado pasado nos invitó a una fiesta gótica. Y digo NOS invitó porque le dijo a mi amigo que quería que yo fuera. Se ve que le debo de dar pena o algo así. Será una gótica con buen corazón. Yo qué sé… Lo siniestro no quita lo humano, ¿no?

El caso es que las expectativas eran altas porque eso de “fiesta gótica” tenía en mi mente un halo misterioso muy pero que muy atrayente. Me llevé a Nosfe a la fiesta y a la chica Burton le encantó, claro. Mi amigo, el guaperas, flipaba porque a él le da una grima Nosfe que tira de espaldas, pero la chica Burton no paraba de acariciarlo e incluso le quitó el polvo de los ojillos de cristal (qué detalle, la verdad).


Aparte de esta alegría para el cuerpecillo sin vida de Nosfe, la fiesta resultó una absoluta decepción. Nada de ensoñaciones de absenta ni de mujeres pálidas y de ojos turbios mirándome la yugular y relamiéndose (supongo que mis expectativas se habían desmadrado un pelín). La verdad es que era como una puñetera fiesta de surfistas alcoholizados sólo que nadie estaba bronceado, había menos luz y las ojeras del personal eran más pronunciadas.

Si es que más vale no hacerse ilusiones, no esperar nada, porque de lo contrario acabas siempre decepcionado. Como me pasó con “Transsiberian”, la última de Brad Anderson. La verdad, fui con cierta ilusión a ver esta peli puesto que El Maquinista” me gustó mucho y me pareció una peli valiente y arriesgada pero, lo dicho, otra decepción para meter en mi mochila.

Sinopsis va, sinopsis viene:
Se trata de un thriller ambientado en el mítico ferrocarril que une la Rusia europea con las provincias del lejano Oriente ruso, Mongolia y China. Tras una temporada en Pekín (con una ONG o algo así), una pareja de la América profunda, que de tan buenos son tontos, decide viajar hasta Moscú. La gente que viaja en el tétrico tren es bastante rarita e inquietante y se abren expectativas que luego se ponen blandengues como una galleta danesa en una taza de té. Al poco de empezar su viaje, la pareja entabla relación con sus compañeros de compartimento (una pareja pelín más salvaje. Digamos que son el lado oscuro) y el viaje de ensueño se empieza a convertir en una pesadilla (larga y fría).




La película es un claro homenaje al cine de Hitchcock, incluso tenemos un Mc Guffin (las matriuskas) pero, aunque la intención es buena, el intento es fallido. Hay un lejano tufillo a Hitchcock, que apesta más que Nosfe cuando se moja, y que no llega a ser aroma a Hitchcock en ningún momento.

La excusa sobre la que se monta la historia (es decir, el Mc Guffin) son las muñecas rusas que vertebran la trama y a la vez son en sí mismas una metáfora de un mensaje más profundo y que, de tan evidente, da pelín de repelús. El mensaje es: “Eh, espectador, nadie es lo que parece, todos tenemos secretos, todos escondemos algo”. Y ya con trompetilla se nos dice: “¡¡COMO LAS MATRIUSKAS!!". Pedazo de metáfora, ¿eh? Vamos, que sólo falta que venga Anderson y nos dé un codazo de esos de complicidad y nos guiñe un ojo.

Sin embargo, aparte de que me resulte pelín irritante la metáfora, el caso es que el Mc Guffin en sí mismo destruye cualquier verosimilitud en la trama puesto que no entiendo que alguien que ha robado mucha pero que mucha pasta se arriesgue a llevar encima unas puñeteras muñecas con droga. En mi absurda opinión, esto no tiene sentido y este tipo de cosas me ponen muy nervioso y entonces me empieza a picar todo y quiero levantarme y largarme del cine.



Debo decir que peli tiene un buen arranque con una trama de drogas y robo con asesinato de por medio con el siempre impecable Ben Kingsley, que aquí es un poli siniestro, pero de repente se nos plantan delante una pareja de pueblerinos americanos que a mí me importan un pito y que de tan buenazos me dan ganas de abofetearles. La verdad, como pareja de paletillos con buen corazón, Emily Mortimer y Woody Harrelson están de lo más creíbles. El problema viene cuando tengo que creerme que Emily Mortimer tiene un pasado tenebroso, borrachuzo y salvaje. A la Mortimer me la creo en “Match Point” haciendo de rica tontorrona y en “Lars y una chica de verdad” haciendo de cuñada comprensiva porque esta chica tiene una cara y una forma de moverse y de mirar de buenaza que tira de espaldas. Así que en ese momento ya me empiezan a venir ganas de lanzar la matriuska contra la pared.


La trama policíaca que se inicia en la secuencia de arranque no vuelve a retomarse. No sabemos nada de Kingsley hasta un montón de estaciones después. Vamos que, si se descuidan, Kingsley vuelve a aparecer ya en los créditos finales. Esto hace que la tensión baje porque la trama queda difusa y todo son sospechas que no nos llevan hacia ningún lado y uno se deja llevar por el vaivén del tren, pero la verdad es que, aunque hay mucho traqueteo, el viaje resulta pelín aburrido y uno casi puede quedarse traspuesto en algún momento.

Cuando la pareja de buenazos de la América profunda (Woody y Emily) conocen a sus inquietantes compañeros de compartimento se inicia un desparrame de reacciones absurdas hasta el paroxismo y cambios sin sentido en los personajes que sólo añaden más inverosimilitud a un cocktail que ya no hay quien se trague.



Por cierto, este tren parece el tren de la bruja porque los personajes aparecen y desaparecen por arte de magia. No sé, no me imagino perdiendo a mi pareja (si algún día la tengo. ¡Espero que sí, espero que sí, espero que sí!) en un tren. Hay momentos en los que parece un vodevil porque los personajes entran y salen de escena de la forma más alucinante.

Además, claro, la pareja del lado oscuro que se cruza en la vida de los buenazos es rarita y poco creíble con ganas. Ella sufre mutaciones extrañas en su forma de comportarse que no parecen responder a ninguna explicación y él debe de ser muy pero que muy burro, la verdad.


Ah, el tema erótico-festivo siniestro entre la Mortimer y Noriega es también de lo más inverosímil. Después de perder a Harrelson (como os digo, es un vodevil), Mortimer y la pareja del lado oscuro se hospedan en un pueblucho. A la mañana siguiente se van a hacer turismo a un sitio recóndito que da más mala espina que un crucifijo hacia abajo. Vamos, sólo falta que a Emily la sobrevuele un cuervo con un cartel en la patita que diga: “Esto pinta mal, querida”, pero ni por esas. Ella, coherente con la incoherencia de su personaje, sigue adelante y la cosa, claro, no acaba nada bien. Luego la reacción de Mortimer de no contarle lo ocurrido a su marido ya redondea un personaje que es de lo más inverosímil que he visto en bastante tiempo. No sé, es que, de verdad, no hay por dónde coger a estos personajes porque los cojas por dónde los cojas se te resbalan, se escurren y se caen al suelo espachurrándose en mil pedazos. Son con mucho lo peor de la película y, cuando no te crees a los personajes, te dan ganas no sólo de lanzar la matriuska contra la pared sino de pisotearla con saña.

Resumiendo: El ritmo es irregular. Quizás se podría haber solucionado haciendo aparecer antes a Kingsley pero no es el problema más grave. Lo peor es la incoherencia y la inverosimilitud que es lo único que sirve de abrigo y cobijo a una peli desangelada y pretenciosa que resulta ser una matriuska vacía.

Si tuviera absenta, esta noche Nosfe y yo brindaríamos por Hitchcock y por Edgar Allan Poe porque está visto que para hacer una buena peli de suspense o para crear una atmósfera gótica inquietante hay que ser un verdadero maestro.


Transsiberian (2008)
Dirección: Brad Anderson
Guión: Brad Anderson & Will Conroy

17 comentarios:

Anónimo dijo...

La vi y me parecio un pestiño. Bastante de acuerdo con tu critica, Guardian.
Saludos,
P.KDick

Edel dijo...

Yo no la he visto y ya sé qué no ir a ver este finde, no es la primera crítica que oigo en este sentido...
¡Claro que tendrás pareja! Y seguro qeu no se te pierde en un tren, jejeje :-)

El Guardián dijo...

¡¡Maestro K. Dick, qué honor verle por aquí!!
Me alegra que estemos de acuerdo.
Espero verle de nuevo por aquí, Mr Ubik.
Saludos desde el sofá azul,
El Guardián

El Guardián dijo...

Edel, siempre es un placer encontrarte por estos lares. A la gente del insti sí les ha gustado la peli... En fin, mi opinión es absurda y flacucha, como yo.
Gracias por lo ánimos. Sólo espero que el tren no me pasé por encima ;)
Un abrazo desde el sofá azul y un ronroneo de Nosfe

prometeo dijo...

¿que esperabas, amigo? los goticos son una especie extraña, ambivalente, medio muertos, medio dormidos, como su musica...atrayentes pero como flotando en esta vida por la que cruzan con pena y sin gloria.
La peli megusto. El maquinista era un peliculon aqui, falla el guion de forma estrepitosa y el castin un poco flojo, bueno, los actores que no estan mucho por la labor....un abarzo.

thebluebishop dijo...

Buenas.

Llegué de casualidad por aquí. Mola el blog y molan los comentarios. Me encanta el aire de los textos y sobre todo, el sentido del humor.

Si el RSS deja de decidir por mí si quiero suscribirme, me suscribiré.

Seguiré cotilleando.

Saludos.

El Guardián dijo...

Amigo Prometeo:
Sí, la verdad, que son curiosos los góticos. A Nosfe le encantan, claro, se convirtió en el rey de la fiesta.
Gracias por sentarte un ratín en el sofá azul.
Un abrazo y un par de ronroneos.

El Guardián dijo...

Thebluebishop:
Jo, tener un obispo en el sofá azul sí que es toda una novedad. Lo bueno es que tu túnica (no sé cómo se llama el atuendo que llevaís los obispos, perdón) va a conjunto con el sofá, ¿Eh, coquetón?
Le daré las gracias a Casualidad por traerte hasta aquí ;)
Espero que vuelvas a visitarnos y no te olvides de rascarle la barbilla a Nosfe.
Un abrazo desde el No Mundo,
El Guardián

Alfie dijo...

Bueno veo que soy el raro del grupo, el que tiene un nivel de exigencia mas bajo. La mayoría de las criticas se acercan a la tuya, poca gente he oído que hablen bien de esta película y sin embargo... a mi me gusto.
Acepto que hay cosas que fallan, personajes poco creíbles, pero tampoco espero que se trate de una obra maestra y si de una película que me entretenga y me haga pasar un buen rato.
Opiniones hay para todos y de todos los gustos y a mi me gusta llevar la contraria.
Un saludo

Anónimo dijo...

Estoy de acuerdo con Alfie, en parte. Es una película entretenida y algo distinta. No obstante también le doy parte de razón a El Guardían de que fallan algunos detalles para hacerla una peli de primera.

A mi juicio es una buena.... una muy buena peli para sobremesa del sábado... en casa... con panchitos, galletitas y lo que haga falta.

Abrazos cordiales a todos y en especial al El Guardián ( qué tienes en mente ahora?? estoy ansiosa!!)

Dix

El Guardián dijo...

¡Hola, Alfie!
Qué bien verte por el sofá azul. Ya sabes que los alienígenas siempre sois bienvenidos ;)
Yo no leo críticas, me gusta mantenerme virgen (en lo que a cine se refiere, claro), pero es normal que haya opiniones diferentes y a Nosfe y a mí nos encanta que nos lleves la contraria ;)
Un abrazo desde debajo de la mantica de cuadros,
Nosfe y El Guardián

El Guardián dijo...

Querida Dix:
Me alegro de que hayas vuelto por el No Mundo.
Tengo varias ideas en el horno, pero tendrás que sentarte en el sofá azul para conocerlas ;)
Un abrazo y 4 ronroneos.

Travis Bickle dijo...

Juas, a mí tampoco me pareció tan mala, quizás es que no tenía ninguna expectativa en ella (no he visto "el maquinista", ya, ya sé que soy un hereje). Lo cierto es que la semana anterior había ido a ver Camino AKA Te-Intentamos-Hacer-Llorar-Pero-Te-Hacemos-Reir, así que tampoco tenía el listón muy alto.
Aún así, te doy la razón en casi todo lo que dices, para mí Noriega sobra, la Mortimer sobra, Woody bastante bien (buen tipico americano) y la otra que no sé como se llama pues no me fijé en su interpretación.
Sin embargo, creo que hay cosas rescatables, el choque de culturas, alguna escena de persecución, las localizaciones...
Estaba claro que no iba a ser un "con la muerte en los talones", pero si no te esperas nada, te hará pasar el rato.

El Guardián dijo...

Amigo Travis:
No he visto "Camino" pero tu post no tiene desperdicio ;)
Tienes razón, la atmósfera de la película es lo más conseguido. Lástima que el contenido acabe siendo tan decepcionante porque desde luego la cosa prometía...
Espero volver a verte por estos lares, Travis.
Un abrazo desde el sofá azul,
El Guardián

Anónimo dijo...

yo la vi vaya mierdaaaa de peli que nadie se gaste el dinero en ir
a verla. suerte que sale eduardo que si no.

El Guardián de la fila 8 dijo...

Querida V. for Vendetta o por Verso:
Nosfe y yo te deseamos un buen martes.
Si consigues ponerte al día y sentarte por fin en el sofá azul sin andar por la trastienda, supongo que tendré que buscar el "quo" para corresponderte...
¡Difícil me lo has puesto!

Por cierto, ¡ni se te ocurra desaparecer! No llevo nada bien lo de las pérdidas, así que no bromees con estos temitas.
¿¿Acaso olemos mal Nosfe o yo?? ¡Pero si aspiro cada semana!

Oye, V., ¿has notado alguna evolución en las críticas? ¿Te parecen más interesantes cada vez o todo lo contrario o prefieres dejar esto como secreto de sumario?
Nadie ha hecho el recorrido por la trastienda como tú y tenía curiosidad...

¿Cómo leches voy a corresponderte?

Un abrazo pensativo con el aspirador en la mano,
El Guardián

V. vulnerbale dijo...

Buen loquequedadelmartes para vosotros también. El mío no termina de ser malo del todo; tampoco fantástico. Está ahí, manteniendo el equilibrio. Todo sea que venga una racha de aire y lo haga caer de un lado o de otro. Y siempre viene.

La primavera me pone, definitivamente, susceptible y vulnerable.

Me gustó mucho El maquinista (debilidad confesable: Christian Bale) pero después de leerte, no tengo gana alguna de ver Transsiberian (aunque sí me montaría en ese tren, qué fascinante debe ser un viaje en él, ¿no?)

Si se habla de góticos, no puedo evitar pensar en Richmond, un grandísimo personaje de la serie The IT crowd (¡¡dime que la has visto!!). Y me entra la risa floja...

A todo esto, ¿qué pasa con los comics? A mi me encantan (y aborrezco american pie).

V.

Related Posts with Thumbnails